Tennessee forma parte de la banda sonora de la película Pearl Harbor, estrenada en 2001 y compuesta por el famoso compositor alemán Hans Zimmer. Esta bella melodía no pierde en ningún momento su carácter romántico y resume de forma sublime estados emocionales tales como el amor, el dolor y el orgullo, los cuales podemos ver reflejados en los versos del poema, el primero de una nueva saga titulada A ti.

A ti, que lo sabes,

a ti, que te callas,

que me observas,

mirándome sin verme.

Te acercas y me hablas

y dices tanto

sin decir nada,

solo tu mirada.

 

Me pierdo en tu ojos tristes,

buscando tu alma

sin encontrarla,

intuyendo tu ansia,

buscando tu amor,

que entre tinieblas anda.

Tú no dices nada,

solo tu mirada.

 

Abro mis alas al viento

con las primeras luces del alba.

Me alejo,

te veo en la distancia.

Lágrimas que no brotan,

palabras silenciadas,

recuerdos imborrables,

tan solo tu mirada.

 

Ambos sabemos.

Intuimos, queremos,

nos miramos,

ebrios de silencios.

Mi suave caricia en tu espalda,

tu leve roce en mi brazo

y un beso casto

junto a los labios.

 

Busco tu esencia,

busco tu abrazo,

busco anhelante

tus besos…

sin encontrarlos.

No hubo pactos,

no hubo palabras,

solo el pulso apresurado,

solo promesas veladas,

solo tu mirada.

 

La noche eterna,

la luna oculta,

las estrellas apagadas.

Y el tiempo pasa.

En ocasiones, te olvido,

en ocasiones, te amo,

y en ocasiones…

fluye el llanto.

 

Te cruzas en mi camino,

rehuyo tus ojos grises,

te vislumbro en la distancia,

anhelante, soñadora,

deseando…

solo tu mirada.

 

Y después,

me percibes en tu nuca,

te vuelves despacio.

Pasión silenciada,

tu boca sellada,

expectantes tus ojos,

diciendo tanto sin decir nada,

solo tu mirada.

A ti (I).

Lee más poemas de la saga Recuerdos del alna mía y la trilogía completa de la saga A un amor imposible

¿Te ha gustado este post? Puntúalo de una a cinco estrellas en RATE