Uno más

fin de año

A pocos días de la entrada del nuevo año, y aprovechando estos días libres que me quedan antes de volver a la vorágine de mis rutinas habituales, he aprovechado para hacer un stop y reflexionar un poco sobre lo ocurrido durante este año, y, ¿cómo no?, planificar nuevos proyectos y acabar de dar forma a los ya empezados. El tiempo pasa, aunque no seamos muy conscientes de ello. De repente, un día te levantas con vértigos porque el día anterior diste demasiados saltos en la clase de Body combat, o la maldita contractura del hombro te recuerda que ya no tienes 20 años y que tu capacidad de recuperación mengua con el tiempo.

Seguir leyendo

Santa Claus no viene a verme

Otra vez, como cada año, tenemos las Navidades a la vuelta de la esquina. Para unos son tiempos de alegría y felicidad, para otros, días tristes teñidos de melancolía, mientras que unos cuantos, entre los que me incluyo, intentamos pasar estos días con la máxima normalidad posible, sin caer en excesos de alimentación y gasto monetario que tanto propicia el marketing navideño. Parece que tengamos que comer y gastar dinero a manos llenas como si no hubiera un mañana. Nefastas lecciones inculcadas por el capitalismo imperante en nuestra sociedad y  simbolizado, en esta época, por el jovial y simpático Santa Claus. Pero, ¿quién es realmente Santa Claus?

Seguir leyendo

Fuck me, I’m famous (I)

Durante mis locos años 30, soltera y siempre dispuesta a asistir a las fiestas más divertidas y fashion de la ciudad, tuve la oportunidad de conocer a algunos personajes que, por el hecho de ser ricos y/o famosos, creían tener el poder de comprarlo todo y que, de una forma u otra, toparon con una servidora que no es tan corruptible como algunos creyeron en su día. Porque es bien sabido por todos que el dinero a la larga no da la felicidad, cosa que he comprobado en numerosas ocasiones a lo largo de mi vida.

Seguir leyendo

Crónicas del gym (II)

zumba

Han hecho reformas en el gimnasio. La construcción de una nueva sala de actividades dirigidas ha generado un ambiente más dinámico y moderno. Con la novedad, han aprovechado el tirón para promocionar las clases dirigidas con monitores provenientes de otros gimnasios de la misma cadena. Por ejemplo, las clases de zumba, generalmente, con pasos muy marcados, y las sempiternas canciones latinas de siempre, se han convertido en una experiencia divertidísima e inolvidable gracias a Isaac, el nuevo monitor. Hasta mi esposo que no pilla un paso de las coreografías se ha convertido en un alumno asiduo a sus clases.

Seguir leyendo