La importancia de la verdad


truth_3

Hace poco leía el libro de Harry Frankfurt titulado “Sobre la verdad”. Lo que más me llamó la atención de su discurso fue la utilidad práctica de la verdad en la sociedad. Según Frankfurt, es habitual que ciertos colectivos, como los políticos o los publicistas, manipulen y mientan abusivamente, dejando de lado cualquier principio ético. Lo que realmente me preocupa —y en lo que quiero profundizar específicamente— son los individuos instruidos con posiciones relevantes en la sociedad que pueden ser, indudablemente, un referente para los demás y cuyo posicionamiento, en ocasiones reprochable, con respecto a la verdad, bien merece una dura reflexión crítica.

Este grupo de personas, constituido por escritores, periodistas, historiadores, intelectuales e incluso filósofos, que podríamos catalogar como “fiables”, se posicionan en ciertas líneas bastante alejadas del sentido común. No en vano Frankfurt les llama “desvergonzados antagonistas del sentido común”,ya que niegan la realidad justificándose en una visión relativista (todo depende de cómo se miren las cosas), y la verdad no les merece ningún respeto. Muy irresponsable por su parte, ciertamente.

Dar como válido su punto de vista puede tener consecuencias nefastas. No solo para sus seguidores o admiradores, que de forma individual pueden secundar y copiar ese reprobable modo de pensar, sino que el peligro radica, también, en que esa indiferencia o rechazo a la verdad se extienda y se convierta en una tendencia generalizada en una sociedad ya de por sí bastante alejada de la verdad.

Desde estas líneas, quisiera animar a estos colectivos que se autodefinen posmodernos, a realizar un ejercicio de profunda reflexión mientras asumen sus responsabilidades para con la sociedad. Está claro que su pertenencia a una clase elitista y preeminente les otorga un gran poder de influencia que deberían utilizar con sensatez, adquiriendo un compromiso firme con una sociedad desorientada y dirigida alegremente por los poderes capitalistas.

Será también responsabilidad nuestra fomentar la prevalencia de la verdad sobre la ignorancia o la manipulación. No solo para mantener la cohesión social, sino también para obtener, a nivel individual, todos los beneficios que se desprenden del conocimiento de la verdad, que no son pocos ni vacuos, puesto que de ellos depende nuestra supervivencia.

Por otro lado, durante la lectura del libro, no pude dejar de recordar un documental llamado “Los guardianes de la libertad”, basado en el libro con el mismo título, de Noam Chomsky. En él, se denuncia la manipulación de los medios de comunicación, que dominados y movidos como marionetas por el capitalismo más despiadado, no dudan en dar forma a la opinión que más favorece a sus propios intereses.

¿Debemos responsabilizar solo a los medios manipuladores de estas falacias y estratagemas para despistarnos de lo que realmente importa?

En este punto, creo conveniente citar una frase que Chomsky dijo el pasado 5 de noviembre en la conferencia sobre inmigración que dio en Barcelona: “La forma inteligente de mantener a la población pasiva y obediente es limitando el espectro de opiniones políticamente correctas, pero alentando acalorados debates dentro de los límites de ese espectro”.

Y, acaso, ¿no es eso lo que vemos en la televisión de forma constante? Nos bombardean con esos acalorados debates mencionados por Chomsky, haciendo crecer la indignación de la población de forma limitada, porque como ya es tan habitual lo procesamos como rutina y ya nada que tenga que ver con la corrupción o cualquier otro escándalo político puede llegar a parecernos demasiado terrible. Ahí tenemos presente otra vez la manipulación de los medios. Punto para el equipo capitalista.

Pero, ¿debemos responsabilizar solo a los medios manipuladores de estas falacias y estratagemas para despistarnos de lo que realmente importa? o ¿somos nosotros, el pueblo llano, un poco responsables de ello, también? Efectivamente, no debemos dejar de lado nuestra responsabilidad y complicidad, a veces por inconsciencia, a veces por desconocimiento, a veces por indiferencia. Está claro que en esta sociedad líquida que nos ha tocado vivir las rutinas cambiantes, poco establecidas, nos dejan poco margen para tomar buenas decisiones, puesto que están basadas en una experiencia pobre y poco desarrollada.

No podemos exigirle, tampoco, al ciudadano de a pie, aquel que aun trabajando doce horas no llega a fin de mes, que cuando llegué a su casa se ponga a investigar todo lo que escucha y ve en la televisión o Internet para comprobar su veracidad. Otro punto para el equipo capitalista. Y, aquí, alguien puede preguntar: ¿Qué hacemos entonces? Y yo puedo dar una respuesta muy sencilla. Utilicemos el sentido común, no demos por buenas y reales las cosas que nos dicen, hagamos preguntas, cuestionemos, pensemos, indignémonos ante la injusticia, busquemos nuestros valores morales. Sí, aquellos que tenemos olvidados, cogiendo polvo en un rincón de nuestro armario. Démosles uso. Devolvamos a la verdad el lugar privilegiado que merece. Sí, esa verdad a la que hemos dado la espalda, de la que hemos renegado en muchas ocasiones, a la que hemos olvidado en favor del consumismo, de la política del dinero, del egoísmo, del individualismo llevado al extremo, de la indiferencia hacia la desgracia ajena. ¡Despertemos de una vez!

Las sociedades, nosotros, construimos la realidad. Construyamos nuestra propia realidad, no la realidad que otros nos imponen con falsos argumentos y creencias, con un sistema de vida que cada vez nos permite pensar menos y comprar más. Donde los medios marcan las tendencias que les dictan los de arriba. Tendencias que los de abajo acatamos sin hacer demasiado ruido. A ellos les va bien y a nosotros nos permite no darle demasiadas vueltas a las cosas y a aceptar el destino que dictan aquellos que tienen por bandera una codicia desmesurada y sanguinaria. No somos conscientes de nuestro poder. Podemos construir una realidad diferente, pero no lo vemos factible. No es tarea fácil pero tampoco imposible. También es nuestra obligación intentarlo.

Desde luego, si la sociedad pusiera el mismo interés en seguir las ideas de Chomsky o Frankfurt que el que pone en los partidos de fútbol, la posibilidad de construir una realidad social más justa y afín a la verdad aumentaría espectacularmente. Por desgracia no es así, y es tarea de todos los que anhelamos un mundo mejor en el que vivir intentar, como mínimo, concienciar al resto.

Por Susana Gómez Nuño @susanagonu | Publicado el 08/11/2016 en NUEVA REVOLUCIÓN


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s