Dos modelos de polis: Esparta y Atenas

Atenas y Esparta. Dos polis con modelos de gobierno y de sociedad muy distintos, y lideradas por Solón y Licurgo respectivamente, se erigen como ejemplos antagonistas de ciudades-estado en la Antigua Grecia. En Atenas, imperaba un sistema aristocrático que controlaba las políticas que gobernaban a la plebe, impotente ante las injusticias que se cometían. Las cosas empezaron a cambiar con la llegada de Solón, que aun siendo miembro de la nobleza gozaba de una honestidad intachable.

Seguir leyendo

La biblioteca de Alejandría

Alejandría de Egipto fue fundada por Alejandro Magno en 331 a.C. en el mismo delta del Nilo. El arquitecto Dinócrates y el propio rey elaborarían los planos, ejecutados por Cleomenes de Naucratis. El modelo urbano de la ciudad se basaba en el plano hipodámico, en forma de manto rectangular que poseía formas ortogonales ajustadas a la topografía del terreno entre el mar y el lago Mareotis. El término hipodámico proviene del arquitecto griego Hipodamo de Mileto, uno de los creadores del urbanismo. Este modelo urbano era característico de las ciudades helenísticas. Alejandría poseía amplias avenidas y calles —las más grandes de treinta metros de ancho y las más estrechas sobre los seis metros— que ablandaban la rigidez de la cuadrícula tradicional y la hacían más atractiva. Además se dividió en cinco grandes barrios que habitaba gente de distintas razas y naciones.

Seguir leyendo

El zigurat de Babilonia

La cultura mesopotámica se desarrolló entre los ríos Eufrates y Tigris, y su historia es paralela a la de Egipto. Los faraones eran considerados dioses, en cambio, los reyes mesopotámicos tenían un carácter más heroico y no tan divino; eran considerados hombres y su papel era, al igual que el de los faraones, mantener el orden cósmico. El hecho de que el rey fuera un hombre hace perder al discurso mítico, aun prevaleciente en este pueblo, parte de su rigidez.

Seguir leyendo

Alejandro Magno (II). Orígenes divinos y muerte.

El padre de Alejandro, Filipo II, se creía descendiente de los argivos y de Héracles, además, sostenía que el fundador de su dinastía había sido Príamo de Argos, familiar de Témenos, también descendiente de Héracles. Por su parte, la madre de Alejandro, Olimpia, era una princesa de la familia real del Epiro y descendiente de Aquiles, además, le contaba a su hijo que había sido engendrado por Zeus, considerado dios de dioses.

Seguir leyendo

Alejandro Magno (I)

Alejandro El Grande, con tan solo veinte años, sucede en el trono de Macedonia a su padre, Filipo II, que había muerto asesinado a manos de Pausanias, uno de sus guardias reales. El joven rey continúa con la política de su padre y mantiene la hegemonía de Grecia, aun por la fuerza. Una vez sometida Grecia, Alejandro inicia su campaña de Persia (334 a.C.) con el objetivo de liberar a los pueblos griegos sometidos a los persas.

Seguir leyendo

El juicio de Sócrates

el-juicio-de-socrates

Después de la guerra del Peloponeso, se instaura en Atenas la oligarquía dirigida por los Cuatrocientos, que más adelante pasará a los Cinco mil, hasta que la dictadura de los Treinta Tiranos, apoyada por Esparta, somete a la ciudad. Posteriormente, la democracia se vuelve a instaurar de la mano de Trasíbulo. En este contexto democrático, Sócrates, filósofo de firmes convicciones y elevada talla moral, es acusado por el político demócrata Ánito, que instigó a Meleto, un poeta mediocre, y a Licón, un orador, para llevar a cabo la acusación de impiedad y de corrupción de la juventud presuntamente atribuidas a Sócrates.

“Yo, Melitos […] acuso, en nombre de la ciudad de Atenas, a Sócrates […] de no creer en los dioses en quienes la ciudad cree, y además por introducir nuevos demonios; también le acuso de corromper a los jóvenes de nuestra ciudad. Pido de este tribunal la pena de muerte para Sócrates”.

Diógenes Laercio.

Seguir leyendo

¡Espartanos! ¿Cuál es vuestro oficio?

espartanos

Esparta y sus costumbres han despertado el interés y la fascinación de muchos. Posiblemente, debido a la influencia de algunas producciones de Hollywood, que han puesto de manifiesto, tal vez de una forma no demasiado rigurosa, la historia de Esparta. Pero, ¿qué hay de cierto en esas filmografías? ¿Hasta dónde llega el espejismo espartano? ¿Cuál es la realidad histórica? Aprovechando que Mundo Clásico es una de las materias en las que me estoy formando y dado mi interés en ponerle límites a la ficción y descubrir la verdadera realidad histórica, he pensado que dar respuesta a estas preguntas podría ser un tema interesante y del agrado de mis lectores. Así pues, en las siguientes líneas os dejo algunas pinceladas sobre la historia de Esparta.

Seguir leyendo