¿San Valentín? No, gracias

sanvalentin_porttada

Al redactar este post, y teniendo en cuenta que hoy es San Valentín, me vienen a la cabeza varias opciones. La primera es publicar algo sensible y romántico con un almibarado final feliz, lo cual no sería una mala opción, aunque sí la más previsible, y la segunda es escribir algo más reivindicativo, que es por la que, finalmente, me he inclinado. Sí, lo reconozco, soy una inconformista con los convencionalismos sociales. No me gusta que nadie me diga lo que tengo que hacer ni cuando lo tengo que hacer y aun me gusta menos seguir las tradiciones, sobre todo si se han capitalizado tanto como la de San Valentín. En Navidad, ya puse en su sitio al gordinflón de Santa Claus. Ahora es el turno de vapulear un poco al dulce niño con alas, flechas y mala puntería.

Seguir leyendo

Santa Claus no viene a verme

Otra vez, como cada año, tenemos las Navidades a la vuelta de la esquina. Para unos son tiempos de alegría y felicidad, para otros, días tristes teñidos de melancolía, mientras que unos cuantos, entre los que me incluyo, intentamos pasar estos días con la máxima normalidad posible, sin caer en excesos de alimentación y gasto monetario que tanto propicia el marketing navideño. Parece que tengamos que comer y gastar dinero a manos llenas como si no hubiera un mañana. Nefastas lecciones inculcadas por el capitalismo imperante en nuestra sociedad y  simbolizado, en esta época, por el jovial y simpático Santa Claus. Pero, ¿quién es realmente Santa Claus?

Seguir leyendo