Frédéric Chopin es uno de mis compositores favoritos. El Nocturno nº 2 en mi bemol mayor presenta una forma de rondó algo inusual, ya que el tempo es un calmado andante. Esto da lugar a una deliciosa y romántica melodía que fluye con lentitud a la vez que muestra sutilmente esa especie de angustia que subyace en toda la obra del autor. Esta pieza inspiró la creación de este poema, así pues, te recomiendo que escuches esta canción durante la lectura del mismo.

SUSANAGONU

Estaba la noche fría,

el cielo con sus estrellas,

la oscuridad de mi alma

contrastaba con ellas.

 

De mis labios escapan suspiros,

llenos de amor y tristezas.

Hace tiempo que te has ido

y aún siento tu estela.

 

A veces no se si existes

o es mi mente quien te inventa.

A veces te llamo en sueños,

pero nadie me contesta.

 

¿Dónde estás ahora, amor?

¿Qué gentes te rodean?

No te olvides de mí,

dime que aún me recuerdas.

Recuerdos del alma mía (I).

¿Te ha gustado este post? Puntúalo de una a cinco estrellas en RATE