Es obvio que los avances tecnológicos han introducido cambios sustanciales en la elaboración de textos. La escritura hipertextual posee un enorme potencial debido a su facilidad para representar la intertextualidad, rompiendo con ello la clásica textualidad lineal impresa.

TECNOLOGÍA E HIPERTEXTO

El hipertexto se caracteriza por romper con la linealidad y explayarse en la multilinealidad y la discontinuidad, en un intento exitoso de amoldarse a la forma de trabajar de la mente, en tanto esta asocia ideas y relaciona conocimiento e información. El potencial del hipertexto viene marcado por ser abierto, disperso, cruzado con otros textos, puntos de vista y múltiples voces. Es decir, un hipertexto permite al lector navegar por los diferentes enlaces a su entera voluntad, en oposición al texto impreso, cuya materialidad obliga al lector a seguirlo de forma lineal.

En este punto se hace necesario hacer mención de la tecnología en la comunicación, ya que esta nos ofrece avanzados sistemas de digitalización que permiten representar la información en una sucesión de diferentes formas que pueden combinar texto con imágenes, animaciones y audios, con el objetivo de establecer mensajes claros, así como relaciones entre conceptos por medio de esquemas y diversas estructuras. Y todo ello gracias al salto del lenguaje analógico al digital.

HISTORIA DEL HIPERTEXTO

Podemos hablar de tres grandes momentos en la historia del hipertexto. Vannevar Bush es el pionero y lo utiliza por vez primera en 1945 en relación con el dispositivo MEMEX, el cual se amolda “a la manera de trabajar de la mente”, es decir, almacena información que puede consultarse rápidamente y con flexibilidad mediante enlaces, superando así la tradicional organización jerárquica y lineal.

Veinte años después, Ted Nelson utiliza la palabra hypertext (texto no lineal) y lo define así: «un cuerpo de material escrito o pictórico interconectado en una forma compleja que no puede ser representado en forma conveniente haciendo uso de papel».

Sin embargo, el punto álgido del paradigma hipertextual tiene lugar en 1987, cuando Apple inicia el desarrollo de aplicaciones con un lenguaje llamado Hyper Talk. A partir de aquí se desarrollaran muchos sistemas para la elaboración de hipertextos en diferentes plataformas hasta que en 1991 aparece la World Wide Web (www) que todos conocemos.

ALGUNAS DEFINICIONES INTERESANTES ASOCIADAS AL CONCEPTO DE HIPERTEXTO

Es un concepto unificado de ideas, datos y conocimientos interconectados, y la forma en que esas ideas y datos pueden editarse en un ordenador. (Nelson, 1992)

Respecto a la representación del conocimiento humano, el hombre opera por asociación, saltando de un ítem al siguiente de forma casi instantánea. El paradigma hipertextual intenta modelar ese proceso mediante enlaces entre retazos de información contenidos en nodos (unidades lógicas de lectura unidas mediante nexos).

El hipertexto tiene un inicio, pero carece de linealidad ni término predeterminado. Además la secuencia de lectura hipertextual viene definida por el propio lector, que se erige como co-autor del discurso, en tanto lee, se desplaza o fija el principio organizador a su conveniencia.

En resumen, un diseño hipertextual responde a un desglose, una reorganización y una redistribución de los textos de forma que puedan ser leídos en función de los intereses del lector.

DEL TEXTO AL HIPERTEXTO

Pasar del texto impreso al hipertexto implica no solo la ruptura de las estructuras y las formas de la misma escritura, sino que conlleva también un cambio de pensamiento, de paradigma, de gran complejidad.

Como ya hemos comentado, el texto impreso viene determinado por la linealidad, la continuidad, la finitud, etc. En cambio, la red es un dispositivo de escritura hipertextual donde se transporta lo escrito, de forma que este debe adaptarse a las posibilidades que le ofrece la red y las nuevas formas de representación que esta le permite.

Se hace necesario superar la idea de que lo importante es el contenido, ya que en el hipertexto, contenido y forma poseen la misma importancia, y será la red la que dote al hipertexto de sus características esenciales, tales como la multilinealidad, la dispersión, la ruptura, el encapsulamiento, etc.

CARACTERÍSTICAS DEL HIPERTEXTO

El hipertexto se concibe no ya como algo físico, sino como una nueva dimensión espacial, como un sitio. Posee, además, ideas y datos organizados por zonas de la pantalla y con ciertas marcas (subrayado, color diferente) que señalan la presencia de un nexo o enlace que facilitan la navegación mediante el mapa de navegación, el cual nos permitirá visualizar y recorrer la estructura general de los contenidos alojados en el sitio, de forma no lineal, saltando de un contenido a otro por asociación y en función de nuestros intereses.

Esta disposición espacial del hipertexto implica una segmentación del mismo, ya que está compuesto por múltiples cuerpos sin unión secuencial predeterminada. Sin embargo, estableceremos una diferencia entre los enlaces que nos lleven a textos internos, entendiendo que el autor tiene una intencionalidad en relación con el recorrido, y los enlaces que llevan a sitios externos, fuera de la página. En este caso, el autor pierde el dominio de los recorridos que el lector realiza por otros hipertextos.

Las unidades de lectura (lexias) son más autónomas y, así, el conjunto se atomiza. Ninguna versión es definitiva: siempre es posible la corrección, la actualización. (Bianchini, 1999)

Según Bianchini, se rompe la jerarquía, ya que los enlaces sugeridos en las unidades de lectura, tanto internos como externos, se vuelven equivalentes. Así pues, el texto principal deja de ser el centro y se convierte en unidad de lectura que se lee en un determinado momento. Es por ello que podemos afirmar que existe una discontinuidad que obliga al lector a construir un discurso, efímero porque desaparecerá cuando suspenda la lectura, pero que tendrá unidad para él mismo.

Teniendo en cuenta lo expuesto, ya estamos en disposición de enumerar las principales características del hipertexto:
  • Unidad, fragmentación y segmentariedad
  • Discontinuidad
  • Multilinealidad
  • Interconexión
  • Estructura en red
  • Interacción
  • Condición efímera

 

¿Te ha gustado este post? Puntúalo de una a cinco estrellas en RATE